sábado, 26 de enero de 2013

Profetas del Mundo Antiguo

Mucho tiempo antes del nacimiento de la República y el Imperio, Roma inició su andadura como una aldea de comerciantes a orillas del rio Tiber bajo el gobierno de un monarca. Según cuenta la leyenda, el último de los monarcas romanos, el infame Tarquinio el Soberbio, recibió la visita de un ser tan antiguo que ya nadie recordaba su nombre. Adoptando la forma frágil de una anciana, le ofreció al orgulloso rey nueve libros con la promesa de que entre sus líneas hallaría el destino de Roma. Tarquinio no se mostró convencido e intentó regatear el precio que la anciana ofrecía. Pero enfurecida por intentar rebajar lo que ella consideraba una ganga, la anciana destruyó tres de los libros ofreciendo los restantes por el mismo precio. El incrédulo monarca romano intentó regatear de nuevo el precio, aunque lo que consiguió fue la destrucción de otros tres libros. Con solo tres libros restantes, la anciana se presentó al día siguiente al rey volviendo a ofrecerlos por el precio inicial. En esta ocasión, temiendo que los libros se perdieran para siempre con el contenido secreto sobre el futuro de Roma, Tarquinio compró los últimos libros por el precio de los nueve, guardándolos en el templo de Júpiter. La anciana desapareció para siempre sin revelar su identidad aunque muchos creyeron ver en ella a la Sibila de Cumas. Ésta era la más importante de las sibilas, profetizas que debían su poder a la inspiración otorgada por el dios Apolo.

La de Cumas no fue la única sibila. Los autores clásicos nos hablan de numerosas a lo largo de los siglos, algunas tan significativas como la sibila de Eritrea, profetiza de la Guerra de Troya, o la sibila de Persia, la cual predijo las hazañas de un joven rey de Macedonia a quién llamarían Alejandro Magno. La leyenda de las sibilas perduraría en el imaginario popular incluso después de la cristianización de Europa. Las historias sobre su canto profético fueron adaptadas por el cristianismo que las identificaría como mensajeras del Apocalipsis. En torno a ellas se crearía en el siglo X una composición mozárabe llamada “El Canto de las Sibilas” conservándose los manuscritos originales en Córdoba, Lyon o Ripoll. El gran artista Miguel Ángel, buen conocedor de la mitología clásica, utilizaría a las sibilas en algunas de sus obras maestras. Concretamente, en la Capilla Sixtina podemos disfrutar de la más famosa representación de estas profetizas de la Antigüedad junto a los profetas del Antiguo Testamento. Todo un  ejercicio de sincretismo religioso y mitológico en el corazón del Vaticano.

Las mujeres siempre tuvieron una especial vinculación con la predicción del futuro durante el Mundo Antiguo. No en vano, uno de los grandes centros de adivinación de la Grecia Clásica tuvo a una mujer como gran protagonista. Estamos hablando del Oráculo de Delfos, enclavado en una de las áreas más bellas de Grecia junto al monte Parnaso, donde vivían las Musas. El Oráculo, que era considerado el “ombligo del mundo”, era el hogar de la pitonisa que recibía el nombre de “pitia”, en honor a la serpiente Pitón derrotada por Apolo en aquellos parajes.
Según se cita en las fuentes, dentro de una gruta la pitia recibía sus poderes mediante la inhalación de un gas llamado “pneuma” que emanaba del subsuelo a través de una grieta. Este gas le hacía entrar en trance, pronunciando una serie de frases inconexas que eran susceptibles a ser interpretadas libremente.  Esto fue lo que le ocurrió al pobre rey de Lidia, Creso quién preguntó a la pitia sobre el resultado de su futura guerra contra Persia. La pitia respondió de forma ambigua indicándole al monarca que si cruzaba el rio que separaba las fronteras de ambos reinos, uno de ellos caería. Creso, interpretando la victoria sobre el enemigo, cruzó el rio en dirección a Persia, aunque su ejército fue aniquilado al igual que su reino. Pero el manto de sacralidad que envolvía al Oráculo era tal que para los griegos la pitia nunca erraba, eran sus palabras las que eran mal interpretadas.vgsrgrgertertertertertluso despso despu. Y es que las mujeres tuvieron una vinculacigunas con m

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.